La actitud y acción para ser feliz

 

 

 

Tu diálogo interno y análisis positivo es la clave para ser feliz. Los seres humanos estamos ligados unos a otros pues nos vemos influenciados y hasta impactados entre nosotros. Por este motivo aceptarse a uno mismo y a los demás, tratarnos y tratar a los demás con comprensión y amor es de vital importancia. Las personas seguimos incluso el camino que otras personas siguieron y esto nos sirve de análisis constante sobre las experiencias que nos tocan vivir. Ante adversidades o situaciones difíciles podemos hacer este análisis, obteniendo respuestas a este tipo de preguntas ¿Cómo habría reaccionado esta persona que admiro?, ¿Qué me diría sobre esto?, ¿Cómo hubiese solucionado ésta adversidad? ¿Qué es lo peor que puede sucederme con lo que está pasando?

Este tipo de diálogo interno positivo nos permitirá desarrollar fortaleza emocional, pues se trata de mentalizarnos sobre la imperfección del mundo y seguir la dirección adecuada con respecto a las adversidades de la vida, enfrentándolas, manejándolas y sobrellevándolas. Existen situaciones que se forman a raíz de auto exigencias o expectativas demasiado altas que tenemos de nosotros y de los demás, otras se crean al pensar y sobrevalorar lo que no tengo y otras situaciones se dan al crearnos necesidades que pueden ser hasta absurdas. Por ello la actitud es el concentrarse en lo que se posee y en las oportunidades futuras.

Para dialogar internamente es importante identificar nuestras creencias (pues tenemos algunas que son irracionales, es decir que no tienen un sustento objetivo) y así poder transformar cualquier situación en una que nos permita vivir con pasión, alegría y capacidad de reinventarnos. Si algo nos perturba es porque creemos que esa situación es demasiado complicada y entonces generamos un escenario mental que nos hace vivirla así y no hacemos un análisis que genere alternativas de solución, ante esto, lo que podemos hacer es minimizar su importancia para conseguir emociones suaves e intentar resolverlo desde ellas, para aceptarlo mentalmente.

Las situaciones que enfrentamos deben ser vistas como una oportunidad para vivir cosas nuevas pues no existen razones reales para quejarnos de lo que nos pasa en la vida, quejarnos no nos sirve para nada. Debemos aceptar que el mundo es imperfecto. Podemos ser felices en cualquier situación porque todo está en nuestra mente.

Apreciar y disfrutar el presente, todo lo que nos rodea y nos pasa, de manera positiva, es un camino incluso, hacia la virtud de amar a los demás, ser amables y honestos, de esta manera lograremos estar en armonía con nosotros mismos y con el mundo así como ponerle pasión a lo que hacemos esto implica trabajar con atención, poner todo de nuestra parte, tener una charla con buena compañía, apreciar los colores y sonidos de la naturaleza, realizar ejercicios pausados…nos llevan a la serenidad, el  agradecimiento de todo lo que tenemos y a sanar nuestra mente.

Apreciar la vida, valorar las cosas pequeñas, desde donde estemos, nos crea un bienestar profundo que nos puede llevar a crear belleza, a través de nuestras manos, nuestros proyectos, nuestras acciones. Esta actitud es la que hay que practicar, cultivar y renovar para que pueda reflejarse en nuestra apariencia y en nuestro modo de relacionarnos. Tener esta actitud contribuye a dejar de quejarnos, de preocuparnos sin buscar soluciones creativas e imaginativas y nos lleva a pensar bien, ser felices y a aprovechar la vida pues estamos de paso y dura muy poco.

Magali Rázuri

Autor entrada: magalirazuri

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *